Saltar al contenido

Hidrofobia: Miedo al agua

La aquafobia (o hidrofobia) es el miedo al agua o el miedo a bañarse. Este temor varía según el tipo de masa de agua. Se puede activar tanto si te encuentras en el borde de una piscina como a mar abierto o delante de una bañera (aunque esté vacía!) o incluso solo por escuchar la palabra océano.

Fobia al agua y comportamientos asociados con la hidrofobia

El hidrofóbico es casi siempre consciente del aspecto irracional de su fobia (¡que no es el caso de todas las fobias!), pero su ansiedad permanece palpable cuando está en contacto con el agua o la idea de agua. Esta fobia es muy común y afecta tanto a hombres cómo mujeres y niños.

Por extensión, la aquafobia puede derivar hacia fobias de peces, algas o lluvia.

Fuentes potenciales de hidrofobia

Las situaciones traumáticas pueden ocurrir a menudo durante el período de la escuela primaria y durante las primeras salidas a la piscina. Muchas personas aquafóbicas hablan de estos momentos traumáticos cuando fueron empujados al agua para aprender a nadar. También tienen su origne en juegos como poner la cabeza bajo el agua para jugar a ahogarse o duchas frías para detener la crisis nerviosa de un niño que sólo crea una sensación dolorosa de asfixia.

Consecuencias físicas, psicológicas y conductuales

Los aquafóbicos sufren de ansiedad constante incluso cuando no están en contacto con el objeto de su fobia. Son personas que a menudo tienen problemas respiratorios y ataques de ansiedad en espacios abiertos (agorafobia). La mera idea de ir al agua los aterra y algunos aquafóbicos no pueden bañarse. Por supuesto, hay vínculos con el miedo a ahogarse o la ablutofobia (¡aunque aprendieran a nadar!), pero tienen la sensación de que serán tragados por el fondo del agua.

También hay pánico por temor a que el agua invada los oídos y los agujeros de la nariz.

Posibles tratamientos para la aquafobia

 

Una de las mejores maneras de tratar esta fobia es participar en un curso de aquafobia. Estos cursos son numerosos, a menudo se practican en piscinas y el acompañamiento es de buena calidad. No olvidemos que venimos de un mundo acuático (el líquido amniótico) y que nuestro cuerpo está formado por un 75% de agua. Por lo tanto, es un elemento que debería ser más natural para un ser humano que el aire o el fuego.

Famosos Hidrofóbicos

 

El actor estadounidense Ashton Kutcher admite ser aquafóbico, aunque en una de sus películas actuó como socorrista en mar abierto (Guardia costera).

La actriz Michelle Pfeiffer es también una actriz aquafóbica.

Las fobias asociadas con la aquafobia

  • Temor a las inundaciones: anthlopophobia
  • Temor a la humedad: higrofobia
  • Miedo al barro: fangofobia
  • Miedo al baño: ablutofobia
  • Miedo a los ríos: potamofobia
  • Miedo a los acuarios: aquariofobia
  • Miedo a beber: potofobia
  • Miedo a grandes masas de agua: talasofobia