Saltar al contenido

Pirofobia: Miedo al fuego

La pirofobia es el miedo abrumador e incontenible que sufre una persona al estar en presencia de incendios o de llamas. Sitios con chimeneas, hogueras o espectáculos de fuegos artificiales, son lugares que deberían evitar los sujetos que sufren de este trastorno.

Pirofobia proviene de la palabra griega pur, que se traduce como “fuego” y phobos, que significa “miedo”.

Fobia al fuego

 

Al ser esta fobia un miedo intenso e irracional de fuego, puede representar para la persona que la padece un factor tan agobiante en su vida, que conlleva a limitar, y en algunos casos hasta detener totalmente, la capacidad que tenga para funcionar.

Si este trastorno se descontrola puede llegar a ser una condición debilitante que va a interferir en la vida diaria de la persona, afectando tanto su desarrollo personal, su entono social y hasta su trabajo.

Y es que nuestra cotidianeidad está repleta de objetos que, de alguna forma u otra, se relacionan o tienen presente el fuego. Velas, chimeneas, cocinas, estufas.

Estas personas  no consiguen acercarse a estos objetos sin pensar que deben controlar inmediatamente el fuego, antes de que pase algo terrible, o alejarse rápidamente antes de que ocurra una tragedia.

Por ello, no es conveniente ni siquiera enfrente de ellos, usar fósforos o encendedores.

Imaginemos lo que significa para estas personas vivir en el campo o en zonas rurales, donde el fuego es un recurso utilizado frecuentemente.

Las razones que pueden originar este tipo de trastornos son experiencias pasadas donde el fuego haya estado presente, como un incendio, por ejemplo.

Desde esa experiencia, cualquier cosa que esté relacionada con fuego o llamas se asociará con ese evento.

También puede haber sido originado por hechos sucedidos a otras personas que hayan experimentado hechos terribles relacionados con el fuego.

Más allá de la causa que haya podido originar este trastorno, lo importante es identificarlo para evitar limitar la vida de quien la padece.

Síntomas de la pirofobia

 

En este tipo de trastorno, los síntomas pueden variar de persona a persona.

En algunos casos, al enfrentarse al fuego, el sujeto puede sentir incomodidad, presentar náuseas y sudoración.

Otros en cambio pueden experimentar una ansiedad que los paraliza sumado incluso con ataques de pánico.

Dentro de los otros síntomas podemos encontrar dificultad para respirar, mareos, hiperventilación, ritmo cardiaco acelerado, boca seca, sensación de estar fuera de control.

Tratamiento para superar la pirofobia

 

 Si nuestra capacidad de vivir y funcionar sin limitaciones, comienza a verse afectada por el miedo al fuego, es hora de buscar ayuda con especialistas en el área.

 Existen varios tratamientos que pueden ayudar con este trastorno de ansiedad: terapias cognitivas conductuales, terapias de exposición, hipnoterapia, hablar con el especialista acerca de la fobia, a fin de hacerle frente, aprender técnicas de relajación y respiración que nos ayuden a combatir la ansiedad.

También existen grupos de autoayuda que pueden representar una alternativa en este tipo de tratamientos. En aquellos casos más extremos, el paciente bajo la supervisión del médico especialista puede tratar con medicamentos para la ansiedad.

Descubre otras fobias comunes:

Te pedimos que por favor nos ayudes a difundir esta información a través de las redes sociales, tan solo haciendo click en algunos de los botones que encontrarás aquí abajo podrás ayudar a muchas personas. Gracias por tu ayuda!!

Otras fobias que pueden interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *