Glosofobia: Miedo a hablar

¿Qué es la Glosofobia?

glosofobia

Glosofobia o ansiedad para hablar.  La palabra glosofobia proviene del griego γλῶσσα glossa, es decir, la lengua, y φόβος fobos, miedo o temor, Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a intentar hablar, o bien a hablar en público.

Normalmente se asocia esta condición a diversos trastornos psíquicos tales como la esquizofrenia, la depresión, la neurosis de angustia, etc. Así como las alteraciones del lenguaje de origen psicofísica, como la tartamudez.

Síntomas Principales

Los síntomas incluyen ansiedad intensa previa al acto de tener que comunicarse verbalmente frente a un grupo (o incluso frente a la posibilidad de hacerlo); el evitar asistir a eventos donde la atención del grupo está fija sobre las personas que asisten; malestar físico, náuseas o sentimientos de pánico en dichas situaciones.

Síntomas más específicos se dividen en tres categorías: físicos, verbales y no verbales.

Los síntomas físicos son el resultado de una reacción del sistema nervioso autónomo del tipo “pelear o huir”.

Estos síntomas incluyen transpiración, oído agudizado, incremento del ritmo cardíaco y de la presión sanguínea, rigidez muscular, pupilas dilatadas y sequedad bucal.

Los síntomas verbales incluyen (pero no están limitados a) voz tensa o temblorosa, repetición de “Ahh” y “ehhh”, que tiende a confortar a los hablantes ansiosos.

Causas y efectos

La causa exacta no se conoce, aunque existen un número de factores que pueden contribuir a este trastorno.

Muchas  razones pueden ser la causa de la Glosofobia, y muchas veces la causa es compleja, con varios factores involucrados.

Una razón común es un trauma en la infancia, o incluso situaciones traumáticas que se producen en la edad adulta.

También puede ser causada por una tendencia a evitar hablar en público, lo que puede crear ansiedad.

Se ha estimado que el 75% de todas las personas experimentan algún grado de ansiedad o nerviosismo cuando hablar en público.

El aislamiento y la depresión. Poco a poco, van restringiéndose sus contactos con los demás. Problemas adicionales como lo es el uso excesivo e indebido de sustancias dañinas para la salud como lo es el alcohol o las drogas.

Afecta totalmente el goce de las actividades de las personas. Coartan la interacción social.

Algunos efectos secundarios de Glosofobia son el nerviosismo, inseguridad, tartamudeo, sudoración, etc.

Tratamiento y cura

Actualmente hay tres estrategias a la hora de elaborar el tratamiento de las fobias en general:

  • Una que centra el énfasis en la exposición, que por lo que se refiere a la duración deben ser sesiones cortas y repetidas, justamente por la naturaleza de las situaciones evitadas en la fobia social, que tienden a ser de corta duración y pueden dificultar la habituación.
  • Una segunda se centra en la importancia de las técnicas cognitivas, que contribuirían a dotar al paciente de mayores recursos para hacer frente a las situaciones de estrés y reducir la probabilidad de recaídas.
  • Y una tercera estrategia, en la cual la importancia dependería de la fobia en cuestión.

Para hacerle frente a este tipo de problema en un discurso en público, aquí dejamos unos pasos a seguir:

  • Siéntase orgulloso de la preparación que ha hecho: Es lo que le aportará los cimientos de una presentación sin nervios. A pesar de las quejas que pueda recibir por parte del público tendrá en cuenta su esfuerzo.
  • Practicar: Todo proceso de ensayo para una presentación debe ser una representación fidedigna de lo que ocurrirá ese día.
  • Recanalizar el estrés: La clave está en transformar la ansiedad en impaciencia. Es decir, que no nos invada la sensación de estrés si no que la usemos para que nos vuelva más despiertos y agudos. Convierta los miedos vagos en control específico.
  • Controle la voz:Los ejercicios de respiración le ayudarán. Aunque es importante que aprenda a adaptarla al reto de presentarla bajo presión escénica. El público debe sentirse atraído a escucharle. Debe controlar su volumen e intensidad. Y tener una dicción clara y precisa con un ritmo ligero.
  • Controle su cuerpo:El movimiento de sus manos y de su cuerpo debe fluir en armonía con lo que dice. Mantén una postura cómoda y evita las manos en las caderas, los brazos cruzados o entrelazadas en la espalda.
  • Conozca el entorno:Conozca el lugar de la presentación previamente, el espacio que tiene y cualquier tipo de obstáculo que pueda haber. Haga una visualización mental de su exposición o discurso en el lugar de la presentación.

Cómo superar la Glosofobia

A continuación te vamos a dar una serie de pautas o consejos para que puedas superar esta fobia:

  • Aprende todo lo que puedas acerca de tu tema
  • Averigüe quién será tu público
  • No memorices tu discurso
  • Preparar una presentación
  • Anticipa las preguntas que tu audiencia puede llegar a hacerte
  • Vístete bien, pero con comodidad
  • Dejar de decirle a todo el mundo lo nervioso que estás
  • Practica
  • Encuentra algunas caras amistosas en la audiencia.

Estos serian los pasos a seguir para ayudar a superar la Glosofobia.