Saltar al contenido

Panofobia: Miedo a todo

En un mundo lleno de personas distintas que viven y sufren a su manera, es normal que haya gran variedad de fobias. Estas pueden ir desde las más comunes, a otras específicas como el miedo a sentarse. La verdad es que hay un temor que se contrapone a las fobias específicas: el miedo a todo, mejor conocido como panofobia (también se le da el nombre de omnifobia).

Trata de una vaga y persistente sensación de estar amenazado o bajo peligro todo el tiempo ante cualquier situación.

Fobia a todo

 

En el DSM-V (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) no hay una fobia específica que describa este trastorno, sino que está tipificada como el trastorno de ansiedad generalizada, en el que las personas sufren una excesiva preocupación frente a prácticamente todo.

Este trastorno no suele ser solo una simple fobia; como se mencionó anteriormente, no tiene su propia categoría y puede estar relacionado con otras patologías como la esquizofrenia, el trastorno límite de la personalidad, pero sobre todo, con el trastorno de ansiedad generalizada.

Sufrir de panofobia es excesivamente limitante y perjudicial, ya que a diferencia de otras fobias específicas en las que sencillamente se puede evitar el objeto temido, las personas que sufren esta psicopatía tienen una vasta lista de temores.

Síntomas de la panofobia

 

Cuando hablamos del peor miedo (el miedo a todo), es lógico pensar que tuvo que comenzar en menor escala. En efecto, usualmente las personas que lo padecen empezaron con alguna fobia especifica, como la aracnofobia (miedo a las arañas) o el miedo a hablar en público, entre muchas otras, y que de a poco fueron extrapolando las sensaciones de temor de su fobia a otras situaciones y expandiendo el abanico de miedos.

Por eso es importante tratar las fobias, ya que la persona puede entrar en un círculo vicioso en el que termina sintiendo temor frente cualquier situación.

La principal característica de la panofobia, como su nombre lo indica, es el miedo a todo. Las personas que la padecen viven bajo un temor constante y pueden caer en el aislamiento social. A nivel psicológico, los principales síntomas son la depresión, ansiedad, baja autoestima y sentimiento de culpa.

También suelen tener pensamientos obsesivos y recurrentes sobre el miedo, los que no dejan que la persona piense con claridad.

Tratamiento para superar la panofobia

 

Existen varios tratamientos para la panofobia y su elección dependerá del paciente (características y gravedad de la fobia). Entre los tratamientos tenemos la desensibilización sistemática, en la que básicamente se entrena al paciente para estar relajado ante las cosas que le producen temor.

También se puede aplicar la terapia cognitivo-conductual (TCC), que busca explicarle al afectado que no todo lo que se piensa o se dice es tan importante como cree. Bajo esta premisa, se trata a los pacientes que suelen tener visiones alteradas de la realidad o sobre objetos específicos que los lleva a sentir temores que no deberían.

Además de esto, cuando la fobia es muy grave y no se puede tratar bajo los métodos mencionados anteriormente, se requieren medidas un poco más drásticas como la hipnosis o los fármacos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *