Saltar al contenido

Bifobia: Miedo y odio hacia personas bisexuales

La bifobia no es muy conocida, ya que es de poco interés para los líderes de opinión, o no logra realmente movilizar energías militantes en torno a esta causa, que sin embargo concierne a millones de personas, un silencio más que ensordecedor, ¿no es así?

En primer lugar, recordemos que la «bifobia» no es ni «gayphobia», ni «lesbofobia», ni «transfobia» – y que la bisexualidad es una orientación sexual por derecho propio – aparte de la heterosexualidad y la homosexualidad. Las personas bisexuales se dan cuenta fácilmente de que la bifobia afecta a un amplio espectro de la población, independientemente de la edad, el género, la orientación sexual, la categoría socioprofesional o incluso la participación en la comunidad LGBT+.

La sensación de ser la quinta rueda del carro se siente rápidamente, en esta misma visión normativa tanto por un lado como por otro, ya que el centrismo de los heterosexuales, gays y lesbianas excluye a los bi-sexuales.

Los bisexuales están sujetos a estereotipos específicos tanto de heterosexuales como de homosexuales y, por lo tanto, también de personas que son conscientes de la noción de discriminación en relación con la orientación sexual. Los bisexuales son los grandes olvidados de los debates, o infantilizados, o presentados de una manera peyorativa o incluso perversa como personas que practican la poligamia, el libertinaje, la infidelidad o como incapaces de tener una relación, si no todo lo anterior.

Los bisexuales también se enfrentan a una acusación generalizada de una supuesta predisposición a una especie de «inestabilidad psicológica» propia, aunque ésta no tenga base científica.

Ahora podemos afirmar que el silencio que rodea a la bifobia en nuestra sociedad es una cuestión de salud pública porque los bi-os son los que se quedan atrás por los derechos LGBT, sufriendo diariamente la negación de su orientación, rechazo, burla, denigración, juicios de valor, insultos y ataques de todo tipo. La persistencia de estos prejuicios está estrechamente ligada a los mecanismos de opresión y dominación.

El origen de la Biofobia

La biphobia tiene sus raíces en el odio, el miedo, el desprecio o la repugnancia hacia la bisexualidad o los bisexuales. Esta actitud no es sólo culpa de los heterosexuales: los homosexuales también pueden ser los autores de este delito, que es castigado por la ley bajo el título de «Homofobia» (no existen leyes específicas contra la bifobia).

La creencia en una serie de ideas preconcebidas construye y configura la discriminación contra los bisexuales de manera sostenible. Los homosexuales y los heterosexuales bifóbicos se ven a sí mismos como los elementos «buenos» y no se privan de sermonear a los bisexuales en nombre de su visión de la sociedad o de la sexualidad.

Esta postura de la sobrecarga diaria contra las bi-es es simplemente inaceptable, es hora de romper el silencio y, sobre todo, de asegurarnos de que se detenga para poder esperar alcanzar algún tipo de igualdad. Las mujeres bisexuales en particular sufren una triple pena, la de la doble bifobia (heterosexual/homosexual) que se entrelaza con el sexismo y la violencia patriarcal en la vida cotidiana, sabiendo que tienen aún menos visibilidad que los hombres bis (medios de comunicación, arte, cultura, etc.).

Significado de la Biofobia

La bifobia es la discriminación que da lugar a una actitud de odio, denigración, desprecio o miedo hacia las personas de orientación sexual percibida como «desviada», poco fiable o incluso inferior a las otras dos orientaciones sexuales (heterosexualidad/homosexualidad).

Las personas bifóbicas llegan a negar explícitamente la existencia de esta orientación sexual diciendo que no sería una «fase», por ejemplo. Así, cuando se abre un debate social, social, cultural o político relacionado con la orientación sexual, las personas bisexuales son sistemáticamente invisibles.

Con motivo del debate sobre el «matrimonio para todos», erróneamente llamado «matrimonio de homosexuales», una vez más llamó la atención la total ocultación de la bisexualidad en las discusiones, tanto por parte de los reaccionarios que se oponen al matrimonio de parejas del «mismo sexo» como por parte de aquellos que apoyan este proyecto de ley: basta con contar las ocurrencias del término bisexual para darse cuenta de que los bisexuales son los grandes olvidados de los debates que aspiran al progreso social, ya sea en un contexto privado, público, político, legislativo o incluso asociativo.

El debate sobre el proyecto de abrir el matrimonio a las parejas del mismo sexo fue una oportunidad para señalar que esta visión binaria de la pareja, ya sea heterosexual u homosexual, persiste en nuestra sociedad.

Las personas bisexuales existen social y políticamente sólo a través de la heterosexualidad o la homosexualidad, lo que obviamente significa negarles el estatus de ciudadanos – lo que no llamamos inevitablemente termina por no existir en el espacio público. Esta asignación forzada a la heterosexualidad o a la homosexualidad, de hecho, una asignación a la línea, es un proceso que es a la vez normativo, violento y por lo menos insidioso, barriendo la bisexualidad con un gesto de la mano. La dimensión progresiva del proyecto de matrimonio para todos se está erosionando de repente.

El hecho de que las parejas del mismo sexo puedan acceder a los mismos derechos civiles que las parejas identificadas como necesariamente «heterosexuales» sigue siendo un avance legal innegable para quienes están a favor del matrimonio.

Cabe señalar, sin embargo, que este último sigue siendo un elemento constitutivo del sistema patriarcal. ¿No habría sido más sencillo adoptar el principio del «matrimonio por nadie»? La firma de un contrato no garantiza la durabilidad de la pareja.

Las cifras sobre el número de divorcios son más que elocuentes, y algunos homosexuales no se mostraron especialmente entusiastas en la defensa de esta institución…. Sin embargo, esta igualdad en términos de derechos civiles es encomiable, por decir lo menos, hasta la abolición del patriarcado.

La ocultación de la bisexualidad también puede observarse en el debate sobre la reproducción médicamente asistida (MAP). Esto concierne no sólo a las lesbianas, sino también a todas las mujeres solteras, independientemente de su orientación sexual.

Tipos de Biofobia

  • La bifobia de los heterosexuales y homosexuales tiene sus raíces en el mantenimiento y la difusión de estereotipos persistentes que inevitablemente conducen a la violencia, que puede ser verbal, psicológica, física e incluso sexual, y que se manifiesta en insultos, denigración, desprecio, «bromas» de mal gusto, palizas, violaciones o diversas formas de hipocresía social y discriminación, que a menudo se caracterizan por la exclusión absoluta.
  • La bifobia de los homosexuales se justificaría por la peligrosa visión peyorativa de la bisexualidad, según la cual los bi-sexuales se verían afectados por una incapacidad generalizada para asumir su homosexualidad. Las declaraciones bifóbicas de los homosexuales van acompañadas frecuentemente de una acusación de traición, por haberse atrevido a afirmarse como bisexuales, particularmente en una configuración de parejas del mismo sexo, pero también de otra acusación, la de querer, a sabiendas, «aprovechar» los logros de las luchas de gays y lesbianas sin salir como tales (por lo que cuando los bi-os van a las manifestaciones para defender los derechos de unos y de otros, esto se considera insignificante).

El rechazo de los homosexuales también se expresa en el reproche de que los bisexuales no pagaron lo suficiente por la sangre en las horas oscuras de nuestra historia (lo que equivale a una sobrepuja de la víctima).

Los bifóbicos homosexuales culpan a los bisexuales por disfrutar también de los «privilegios» de una sociedad «heteronormada» cuando tienen una relación con una persona del otro sexo y esto también se refleja en la exclusión o ausencia de los bisexuales en los diversos eventos de la vida cultural LGBT+, que a su vez están dominados por la omnipresencia de gays o personas transgénero.

La biphobia tiene una amplia gama de actos bifóbicos, porque no existe un perfil estándar o un contexto específico para el habla bifóbica que esté libre de complejos, ya sea de miembros de la familia, amigos, vecinos, colegas, compañeros de clase, comerciantes e incluso de la pareja con la que podrías estar en una relación, etc….

Sin embargo, la bifobia, como otras declaraciones fóbicas, se traduce en una actitud de rechazo, desconfianza, desprecio, desprecio, denigración, exclusión, acoso, insultos, burla, humillación, discriminación, intención maliciosa o una política de indulgencia hacia estas agresiones cotidianas.

Según los homosexuales bifóbicos, los bisexuales son incluso culpables de mantener las desigualdades entre las parejas en nuestra sociedad, ya que no se declaran homosexuales: esta postura consiste en atacar a las personas bisexuales ad hominem, en lugar de luchar contra el propio SISTEMA, para cambiar las mentalidades de manera sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *