Saltar al contenido

Monofobia: Miedo a estar solo

El día de hoy toca hablar de la monofobia, mejor conocido como el miedo a estar solo. Abriremos este artículo con una pregunta: ¿quién no sintió aquella agobiante sensación de soledad y abandono que nos llenaba de miedo cuando de pequeño nos separábamos de nuestros padres y nos sentíamos perdidos en la multitud sin posibilidad de ser encontrados? Ahora, imaginen sentirse así cada vez que te encuentras totalmente por tu cuenta.

Fobia y miedo a la soledad

 

Las personas que sufren de esta fobia tienen terribles ataques de ansiedad cuando se quedan solos con sus pensamientos, ya sea en público o en privado. A menudo suele pasar que las personas no identifican la causa de sus ataques de ansiedad en estas situaciones, lo que los lleva a sentirse peor ya que les avergüenza terriblemente su situación.

El siguiente cortometraje nos enseña cómo puede ser el día a día de una persona que sufre de esta fobia

Pero, debemos recordar que esto es un trastorno psicológico que puede tener un sinfín de orígenes distintos.

Puede variar desde traumas en la niñez en los que después de encontrarse extraviados de sus padres hayan sufrido algún accidente, cosa que los afecta psicológicamente o por el contrario también tenemos el caso de aquellos pequeños que fueron sobreprotegidos durante toda su infancia por sus padres, los cuales daban la cara por ellos ante cualquier situación riesgosa, lo que puede llevar a que estas personas se sientan totalmente indefensas antes cualquier posible adversidad que pudiera aparecer ante ellos al estar solos, lo que los lleva a imaginarse, de manera terriblemente negativa, cualquier evento que pudiera pasar, lo que últimamente se convierte en una dependencia por las personas y el miedo a estar solo.

Síntomas de la Monofobia

 

Los síntomas de este trastorno son variables y dependen de qué tan afectada se encuentre la persona, pero a manera general, podemos decir que sería un típico cuadro de ansiedad en el que se describe, entre otras cosas, dificultad respiratoria, sudoración fría en las palmas y frente, dolor en el tórax, mareos, taquicardia e inclusive, un terror indescriptible a morir, por lo que se describió antes.

Por esto y más, las personas monofóbicas buscan aferrarse a la compañía de las demás personas y podría ser fatal cuando no logran.

Esta condición afecta la vida de las personas que la sufren, ya que de estar en eventos sociales o familiares de cualquier índole siempre tienen que estar acompañados.

Tratamiento para la Monofobia

 

Lo primero para poder tratar este trastorno es que la persona acepte y entienda su condición, para esto suele ser necesario llevarlos a un psicólogo que los ilustre de su problema y que entiendan que es algo normal y de qué manera se puede sobrellevar.

Las terapias grupales para esta enfermedad suelen ser la opción apropiada, ya que no solo están tratando a los pacientes dentro de su zona de confort, ya que no están solos, sino que además conocen otras personas con la misma condición de ellos y de los cuales pueden aprender un par de cosas.

Además, se recomienda que la persona mantenga su mente concentrada en alguna actividad cuando se encuentran por su cuenta, de esta manera no estará pensando en lo que le podría pasar, sino que se encuentra en cualquier actividad que este realizando.

Otras fobias que pueden interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *