Saltar al contenido

Fobias:Descubre qué son y cómo superarlas

Sentirse atrapado por una fobia social significa tener un miedo constante, exagerado e irracional a un objeto o situación determinada como puede provocar la Agorafobia.

Esto conlleva un gran malestar y angustia a la persona que lo padece y, por ello, intenta evitar exponerse a la situación temida.

Aunque a veces se pueda confundir, el miedo no es lo mismo que la fobia.

El miedo nace del instinto de conservación del ser humano y es necesaria, porque nos alerta ante los peligros reales.

En cambio, en la definición de fobia, la persona deforma la realidad y ve graves peligros allí donde realmente no hay.

Los síntomas físicos ante el objeto motivo de la fobia pueden ser diversos:desde palpitaciones, sudores, mareos, inestabilidad, desmayos, dificultades para respirar, contracciones musculares, nudo en la garganta, temblores …, hasta síntomas cognitivos como el miedo de perder el control, de morir en una crisis, evitación o ansiedad anticipatoria que se desarrolla sólo por el hecho de imaginar lo que nos aterriza.

¿Cuáles son las Fobias más comunes que existen?

 

Tipos de fobias que existen

 

De fobias existen muchísimas y de todos los tipos y para todos los gustos, pero sin duda hay algunas que afectan a un gran número de población a nivel mundial como pueden ser:




Las fobias más buscadas en la actualidad:

 

Las fobias más visitadas en Fobias10.com son las siguientes:

 

¿Quieres saber cuáles son las fobias más raras en la actualidad?

 

Como estamos haciendo un buen repaso a todas las fobias, características, síntomas y como detectarlas, ahora os dejamos un listado con las fobias más extrañas que existen…. échales un ojo 😉





Conoce las fobias relacionadas con todo tipo de animales

 

Descubre los miedos relacionados con todo tipo de animales y situación en la naturaleza:





También existen las fobias o miedos de carácter sexual o de relaciones intimas

 





¿Qué tipo de personalidad es más propensa a desarrollar fobias?

 

Algunas clases de fobias se dan más frecuentemente en personas emotivas y con una mente propensa a la imaginación.

También en personalidades perfeccionistas y controladoras que quieren estar en todo y en las que resulta difícil dejarse llevar y relajarse ante las situaciones en las que no tienen todas las variables bajo su control.

Esto les provoca, a la hora de afrontar las situaciones conflictivas, una cierta rigidez, tanto mental como muscular. Un claro ejemplo de esto es la Acrofobia.

El origen de las fobias, como por ejemplo la que aparece con la sangre, las heridas y los procedimientos médicos y odontológicos, podemos encontrar casos entre miembros de la misma familia, ya que la ansiedad también es contagiosa, sobre todo en la época infantil.

Afectan a todo tipo de personas y condiciones y podemos encontrar del tipo:

¿Qué puede producir una fobia?

Hay cientos de objetos y situaciones que pueden producir fobias.

También encontramos miedos obsesivos a los objetos punzantes (como los cuchillos o las agujas), en las aguas profundas, los puentes elevados, los túneles, los cementerios o, incluso, a los gérmenes y contaminaciones, una fobia que padece el presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Una estadística del National Institute of Mental Health indica que más de 730 mil habitantes de Nueva York sufren fobias o ataques de pánico cotidianos.

Pero, aunque hoy en día estas alteraciones se han extendido a buena parte de la población, no son nada nuevo. Podemos encontrar personajes históricos de los que se explica que padecían estas dolencias.

Por ejemplo, se dice que Julio César tenía miedo a la noche, que el rey Enrique III de Francia tenía miedo a los gatos (ailurofòbia) y que a la reina Isabel I de Inglaterra le atemorizaban las flores.

Técnicas para superar las fobias

Una parte esencial del tratamiento terapéutico de la fobia se basa en desarrollar un buen control mental, a través de la visualización y de la relajación, que nos permita afrontar de forma eficaz las imágenes negativas que invaden nuestra mente y estorban nuestro estado de ánimo.

Sin este control mental, las ideas negativas nos provocarán un estado de angustia continuado, nos dejaremos amedrentar por ellas y llegarán a paralizar nuestras acciones.

La visualización consiste en concentrarse, cuando estamos bien relajados, en una imagen positiva.

Por ejemplo, podemos visualizar algún momento exitoso de nuestra vida o una escena que nos gustaría vivir en el futuro, intentando recrear a ella, notando todos los detalles y manteniéndola en nuestra mente todo el tiempo que deseamos, sin admitir las interferencias de las ideas obsesivas que nos estorban.

Cada vez seremos capaces de mantener la idea durante más tiempo y eso significa que vamos fortaleciendo nuestro control mental.

Automáticamente, las ideas positivas nos producirán un estado de ánimo favorable.

Y, más tarde, en los momentos en que el miedo y las imágenes mentales negativas nos quieran dominar, debemos poder contrarrestarlas con las que previamente hemos trabajado, como una especie de lucha de ideas en que debemos procurar que prevalezcan las que nosotros deseamos.

Concibiendo pensamientos optimistas, razonables y saludables, y manteniéndolos en la mente de forma continuada, podemos hacer que se conviertan en un hábito positivo y que nos ayuden a remontar las inseguridades y los miedos.

Poco a poco, cada paso adelante potencia nuestras posibilidades y nos da aplomo.

¿Cómo podemos evitarlas?

 

Cada vez que el fóbico evita aquello que teme, se intensifica en él una sensación de desconfianza y de inseguridad, y una visión catastrófica de lo que pueda pasar ante aquella situación u objeto.

Poco a poco, aumentan las cosas peligrosas que necesita evitar y se va formando un círculo vicioso difícil de romper, en la que, cuando más miedo tiene, más cosas evita y cuando más las evita más se refuerzan los propios temores y debilidades.

Por ello, la mayor parte de personas afectadas son multifòbicas, porque a partir de una fobia inicial desarrollan otros.

En consecuencia, para prevenir el comportamiento fóbico necesario que analizamos nuestras acciones y que cuando nos damos cuenta de que empezamos a sentir miedo por una situación concreta nos preparamos mentalmente para afrontar de forma progresiva.

Hay que intentar no rehuirla, o al menos no totalmente, ya que cuando más la evitamos más nos costará después superarla.

Skip to content

Cherophobia: Fear of happiness

Cherophobia is the fear of joy and, by extension, happiness. We can say that these people suffer from the syndrome of “fear of consequences”. In fact, they have registered the idea that all joy must be paid for and that if they feel a feeling of joy (even if it is simple), something bad will happen automatically. This phobia affects both men and women equally.

How can we better understand cherophobia?

Cherophobia refers to the fear of any form or expression of happiness. Cherophobes are melancholic, even depressive, people who hold their phobia to a traumatic event during which they mocked a moment of joy, they got upset.

Sad, fatalistic, the cherophobic can be fascinated by ugliness, death and attracted by philosophers or cynical writers and misanthropists like Cioran or Samuel Beckett.

Psychotherapy is necessary to overcome cherophobia.

Behaviors associated with joy

The fear of happiness places Cherophobes in an omnipresent and profound melancholy. It is also important not to neglect the depressive background that is inherent to this phobia and that can be the precursor sign of a real depression (we speak of hidden depression).

Possible sources of joy

Very often, there is a traumatic event at the root of this phobia. This event is often linked to shame or humiliation related to a moment when a joy has been frustrated, mocked, mocked in a way strong enough for the subject to reject any access to joy in his or her relational life.

Physical, psychological, and behavioral consequences of cherophobia

Cherophobes are sad, withdrawn people. They have a fatalistic character with the strong idea that happiness is not for them. As a result, the very notion of beauty is strange to them. Therefore, they will invest everything that seems ugly to others, everything that corresponds to a certain sadness, and they will credit what is related to a certain “evil to live”. This creates fascination for the morbid, the dark, the dead….

This general tendency can lead to a certain misanthropy (hatred of humans) with a retreat into melancholic ideas and an attraction to so-called cynical philosophers.

Treatments for cherophobia

The main treatment for joy is psychotherapy. It is about helping people with this phobia to access the idea of possible joy without fear of negative consequences and to gain confidence in their ability to love and be loved. Therefore, it is the whole narcissism building that must be rebuilt step by step and this requires a little time and investment.

Famous Cherophobes

It could be said that all cynical or pessimistic philosophers were (or are) kerophobic. Arthur Schopenhauer (1788-1860) and Cioran (1911-1995) have a tendency to reject joy as the driving force of life. Animophobia is also found in writers such as Eugène Ionesco (1909-1994), Samuel Beckett (1906-1989), Franz Kafka (1883-1924), Louis Ferdinand Céline (1894-1961) and also, closer to us, in Michel Houellebecq.

Cherophobia is a cousin of psychoostenia, neurasthenia or melancholy. Thus, the works of Frédéric Chopin (1810-1849), Franz Schubert (1797-1828) (in particular “La jeune fille et la mort”) or the baroque musician Marin Marais (1656-1728), are marked by a fundamental sadness.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *