Saltar al contenido

Dendrofobia: Miedo irracional a los árboles

Desde el inicio de los tiempos, la humanidad ha estado en constante actividad con distintos elementos que se encuentran en el entorno en donde se desarrolla.

Esto provoca que, por consecuencia, también se presenten reacciones adversas con alguno de esos elementos, incluso cuando estos no presenten ningún tipo de amenaza para el ser humano o si se tratase simplemente algo inanimado.

Fobia a los árboles

 

Estas “reacciones adversas” las podemos calificar como fobias y, en este caso en especial, la encontramos con el nombre de dendrofobia; actualmente, esta es definida como un temor que se manifiesta en la persona que la padece cuando se entra en contacto con los árboles.

Eso provoca que quien padece dicha fobia, evita ir a parques y en su casa no existe ningún tipo de planta.

La palabra dendrofobia proviene de la combinación de dos palabras pertenecientes al griego antiguo: “dendro” que significa “árbol” y “phobos” que se refiere a “fobia”.

Este temor que sienten ciertas personas en cuanto a los árboles puede empeorar cuando el individuo que lo padece es una persona que ocupa un puesto importante dentro de una comunidad (que sea jefe de esta o que por lo menos tenga la capacidad de realizar algún tipo de dictado o sentencia).

En caso de que esto ocurra, la persona puede dictaminar que se destruya cuanto árbol se encuentre en su camino y utilizará cualquier tipo de argumento que se le ocurra para justificar su mandato,(por más tonto e ilógico que parezca su argumento).

En el caso de que el individuo sea una persona común y corriente, esta fobia también le afecta de manera significativa a su día a día, ya que actualmente podemos encontrar árboles en cualquier lugar que visitemos.

Esto da como resultado que la persona esté en constante estado de ansiedad y con frecuentes ataques de pánico.

Esto presenta un problema grave en cuanto la persona para evitar que se detonen sus cuadros de ansiedad, deje de desempeñar las actividades atinentes a su trabajo o hobby que comúnmente practicaba, causando así que la persona no logre cumplir con determinadas tares, no pueda tener vida social e incluso, no se sienta capacitado para salir de su hogar.

Síntomas de la dendrofobia

 

Esta, como la mayoría de las fobias, presenta los típicos síntomas que se dan al estar en contacto bien sea directo o indirecto (dependiendo del grado de severidad del temor) con los árboles.

Estos son: ataques de pánico severos, ataques de ansiedad, vómitos, dificultad para respirar, taquicardia, entre otros.

Tratamiento para superar la dendrofobia

 

Para poder llegar a superar esta fobia lo mejor y más recomendable es buscar ayuda profesional.

Contactar con un buen psicólogo para que, a través del uso de terapias, ayude a la persona a enfrentar sus temores para así tratar de superarlo.

Entre estas terapias podemos encontrar las técnicas de PNL y técnicas de Coaching Ontológico.

Esta fobia es un padecimiento que se debe lograr dominar.

Es necesario tener en claro que los árboles son una pieza fundamental para poder vivir, ya que nos brindan el oxígeno necesario para respirar, nos alimentan con sus frutos y en ningún momento pueden ser considerados como amenazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *