Saltar al contenido

Cinofobia: Miedo a los perros

Todos han escuchado alguna vez la popular frase ‘el perro es el mejor amigo del hombre’, pero existen algunos casos en los que lo último que las personas elegirían para tener cerca es un canino.

Es aquí cuando podemos hablar de la cinofobia, un temor desmesurado e irracional al contacto o a simplemente estar cerca de estos animales.

La gravedad de esta fobia puede variar entre ambos extremos.

Fobia a los perros

 

Puede haber personas que se sientan amenazadas ante la presencia de cualquier tipo de perro, mientras otras sienten temor únicamente con razas, colores o tamaños específicos.

Es realmente común observar casos de cinofobia que vengan dados a partir de eventos desafortunados a lo largo de la niñez que incluyan perros.

Por supuesto, solo hablamos del trastorno si el temor ha permanecido a lo largo del tiempo y ha empeorado.

No puede negarse que la cinofobia no se debe únicamente a este tipo de malas experiencias, pues existen personas que no vivieron ninguna en su infancia y de igual forma padecen la psicopatía.

El pánico adaptativo que tiene lugar en la cinofobia da como resultado la replica de la angustia que se puede experimentar en una situación de peligro real.

Síntomas de la cinofobia

 

El trastorno tiene lugar cuando el cuadro de ansiedad extrema (diferentes manifestaciones físicas, ganas de huir y pensamientos radicalizados) se presenta incluso en la presencia de el cachorrito más inofensivo.

Las actitudes que entran en consideración para que realmente se hable de cinofobia son: temor desproporcionado al encontrarse con un perro, evitación de cualquier situación que pueda involucrar a un canino, falta de una explicación lógica, falta de control y el malestar o sufrimiento relacionado al miedo.

En lo atinente al plano físico, el cuerpo desarrolla ciertas manifestaciones que van de la mano con el cuadro de ansiedad: sudoración, aceleración del ritmo cardiaco y respiratorio, nauseas, debilidad, mareos, ataques de pánico, sudoración excesiva y la inevitable necesidad de salir corriendo.

Dentro del cuadro sintomatológico a nivel cognitivo, lo más común es crear pensamientos desproporcionados en la presencia de un perro.

Independientemente de si el canino es inofensivo y está totalmente domesticado, quien padece esta psicopatía no dejará de imaginar situaciones en la que este podrá causarle cualquier tipo de daño.

Por ultimo, la principal característica dentro del cuadro conductual de la cinofobia es la necesidad de salir corriendo para evitar el contacto con el perro.

Tratamiento para superar la cinofobia

 

Es un hecho conocido que las fobias directamente atribuidas a un objeto o una situación especifica pueden ser tratadas a través de la terapia cognitiva conductual o por medio de la terapia de exposición.

En este tipo de prácticas se busca eliminar las experiencias negativas a través de la suplantación de sensaciones.

Se intenta exponer al individuo afectado por la cinofobia al contacto con caninos de forma gradual, para que de manera pueda ir superando el temor a su propio ritmo y de forma controlada, hasta que pueda verse en un mismo lugar con un canino sin sentir pánico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *