Saltar al contenido

Astenofobia: Miedo a desmayarse

La Astenofobia es un trastorno de ansiedad que consiste en el miedo o temor al desmayo o a perder el conocimiento.

Así como en los demás tipos de fobia, la astenofobia limita en gran escala la vida de las personas que la padecen, ya que por el simple temor de que les sucede un evento y queden expuestos delante de grupos de personas, evitarán salir a lugares públicos y transitados, aislándose cada día más, con todas las malas y graves consecuencias que ello puede conllevar.

Contenido - Indice

Síntomas de la Astenofobia

 

Los síntomas generales las fobias, incluyen un miedo exagerado y sin sustento real, ante determinadas situaciones, pudiendo incluso provocar malestar físico, tales como temblores incontrolables, mareos, sudoración excesiva, palpitaciones, etc.

En la Astenofobia hay que saber diferenciar cuándo se está en presencia de un síntoma más de ansiedad, o de la fobia como tal, ya que los síntomas pueden llegar a confundirse.

Quienes la sufren, llegan a anticiparse tanto por el miedo, que pueden comenzar a sentir los síntomas hasta un día antes de algún evento que para ellos pueda ser peligroso, como ir a un lugar concurrido.

Esto lo que trae como consecuencia, son los efectos perjudiciales en el desarrollo normal de la vida y la cotidianidad.

Observamos dos tipos de síntomas: físicos y psicológicos.

En los de carácter físico, el nerviosismo es el que prevalece, ocasionando molestias estomacales y mareos, sobre todo por ese temor a desmayarse sin que nadie acuda en nuestra ayuda.

Mientras que, desde el punto de vista psicológico, lo más común es intentar evitar a toda costa que ocurra la experiencia evitando con ello, por norma general, salir de casa.

Otros síntomas son las expectativas negativas y la sensación de agobio.

Tratamiento para superar la Astenofobia

 

En la actualidad se disponen de muchos recursos eficaces y seguros para atenderlos, los cuales son muy variados según la persona y su estado de salud físico y mental.

Lo principal es saber que, ante la aparición de síntomas repetitivos y recurrentes, se debe acudir a un especialista.

Generalmente las personas que padecen esta fobia, tienden a desmayarse con frecuencia por problemas de salud, o en determinado momento experimentaron este tipo de fallas salubres, lo que les puede haber ocasionado un trauma por una mala o desagradable experiencia.

Por ello, de acuerdo a los profesionales en este tipo de trastornos, la mejor manera de superar los miedos más profundos es enfrentarlos directamente, combinando un medicamento efectivo con un tratamiento psicológico.

En la gran mayoría de los casos fóbicos, se han presentado mejorías que ayudan a superar exitosamente su condición.

La terapia farmacológica, que, aunque no representa la solución definitiva, es una buena alternativa.

La terapia conductual  consiste en modificar los patrones de pensamiento y conducta; es decir, atacar el estímulo que provoca ansiedad y su correspondiente reacción.

Normalmente la combinación de las dos anteriores casi siempre soluciona el problema

La terapia sicodinámica, la cual es la fase donde el individuo conoce el por qué y para qué de su miedo, “aquí revive el atavismo del pasado que está cercenando su presente”.

Más fobias extrañas relacionadas:

Otras fobias que pueden interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *