Saltar al contenido

Apifobia: Miedo a las abejas

Durante años el ser humano ha desarrollado rechazo a ciertos animales que viven en nuestro medio, bien sea porque se siente amenazado o por el simple hecho de tenerle asco a dicha criatura. Una de las fobias más comunes que se presentan actualmente es la que conocemos como apifobia, la cual representa el miedo irracional a las abejas o avispas.

También puede deberse no a la presencia del animal en sí, sino más bien a su picadura. Esta es una fobia específica que proviene de la entomofobia.

Podemos decir que este miedo es bastante natural debido a que la picadura de estos animales es bastante dolorosa y la irritación que produce suele durar varios días.

Fobia a las abejas

 

Pero este temor resulta irracional cuando la persona adquiere una reacción extremista por el simple hecho de estar en contacto visual con una abeja o un panal.

Un aspecto importante y que muchas personas, bien sean apifobicos o no, no consideran es que las abejas son animales normalmente inofensivos.

Estos solo atacan cuando sienten alguna amenaza o cuando son atacadas.

El consejo primordial es evitar reaccionar de forma brusca hacia estos insectos, porque pueden creer que se trata de un ataque y, por tanto, activan su sistema de defensa.

Salvo que el individuo se vea atacado de forma inminente, lo aconsejable es alejarse tranquilamente, o si el insecto está revoloteando, evitar que se pose en nosotros.

Naturalmente, si una persona es alérgica a la picadura de estos insectos, el miedo aumenta.

En este caso se podría decir que la fobia es un poco más justificada, ya que para un alérgico la picadura puede provocar un problema de salud mayor.

Síntomas de la apifobia

 

Las sensaciones que experimenta una persona que padece apifobia pueden ser muy impredecibles. En algunos casos las personas tienen una reacción de ataque, lo que provoca que intente golpear al animal hasta matarlo.

En otros casos el miedo es tal que la persona no puede estar en ninguna zona en donde se puedan encontrar abejas o avispas frecuentemente.

Los rasgos más comunes que presentan las personas que padecen apifobia al entrar en contacto con el objeto temido son:

 

  • Gritar
  • Aumentar el ritmo respiratorio
  • Aumentar el ritmo cardíaco
  • Sudoración excesiva
  • Náuseas
  • Ahogo
  • Necesidad de huir

Tratamiento para superar la apifobia

 

La apifobia viene comúnmente dada por una experiencia que se presentó en los primeros años de vida del individuo y que se agravó con el pasar del tiempo. Existen distintos medios terapéuticos para ayudar a la persona que lo padece a liberarse de esta fobia.

Estos tratamientos han dado resultados bastante beneficiosos (siempre y cuando se apliquen de la manera adecuada).

Dicho tratamiento terapéutico suele incluir métodos de desensibilización que empieza relacionando al paciente con el animal por medio de imágenes, hasta el punto de poder mantenerlo en contacto con el animal real.

Esto ayuda al paciente a notar que las abejas y avispas no representan ningún tipo de peligros y, por consecuencia, se recuperan gradualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *