Saltar al contenido

Afenfosfobia: Miedo a ser tocado

La mayoría de los seres humanos, tiene cierta predisposición a proteger su espacio, y más aún su propia integridad física, sin embargo, cuando se exagera esa condición, convirtiéndose en una repulsión irracional a tener contacto con otras personas, inclusive conocidas, sintiendo irritación por el solo hecho de ser rozado, suele tratarse de un trastorno psicótico denominado afenfosfobia.

Fobia al contacto físico

 

También es conocida como hafefobia o fobia a ser tocado.

En ciertas ocasiones, la fobia se presenta solo frente a individuos del sexo opuesto, pudiendo relacionarse de esta manera con complejos y/o traumas de índole sexual.

Sin embargo, esta fobia también puede incluir personas del mismo género.

Este tipo de padecimientos hace que el individuo sienta temor a la contaminación o a la invasión, incluso extendida hacia personas que la persona fóbica conoce bien.

En comparación con tantas otras fobias, es un temor que aparece frente a determinadas situaciones a las que se enfrenta el individuo, en este caso ante la posibilidad de ser tocado, pudiendo ser por una persona, animal o cosa, el temor o miedo comienza a ser perjudicial para la vida del paciente cuando nos limita para hacer aquello que deseamos.

Síntomas de la Afenfosfobia

 

Psicológicamente, el individuo que se afectado por este tipo de fobias, limita sus actividades al punto de aislarse socialmente, por miedo a ser tocado, suele cancelar actividades por el miedo ante la posibilidad de estar cerca de aquello que por lo cual no quiero ser tocado,

Esta aversión se manifiesta como un miedo intenso o pánico al ser tocado, dicho de otra manera, podríamos definirlo como miedo al contacto físico. Esto sucede independientemente de la persona con la que el afectado entra en contacto.

Alguien puede ser incluso incapaz de abrazar a sus propios padres sin tener que lidiar con sentimientos de gran miedo o ansiedad causados por la misma interacción física.

La persona puede retroceder rápidamente para evitar contacto físico (acción refleja).

El temor causado por esta fobia también suele manifestarse de forma física en la persona afectada con uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Transpiración y malestar generalizado
  • Respiración rápida
  • Fuertes latidos del corazón
  • Sequedad en la boca
  • Sensación de mareo
  • Pánico
  • Temblores e Hiperventilación.

Tratamiento para superar la Afenfosfobia

 

En definitiva, la terapia psicológica es altamente efectiva para hacer frente a esta fobia, en las sesiones de terapia con mis pacientes con esta condición, siempre se procura involucrar a la familia como parte del tratamiento para la afenfosfobia, pues la persona necesita saber e internalizar que puede recibir afecto, sin que involucre ser abusado, o tener implicaciones violentas, de las cuales deba protegerse.

Necesita entender que puede dar y recibir afecto con libertad

Las terapias conductuales y cognitivas es utilizada a menudo para intentar determinar el origen de este miedo, sobre todo cuando se sospecha de una causa real, tales como abuso sexual o violencia física.

La terapia de comportamiento también suele utilizarse para ayudar a una persona a controlar su comportamiento frente a estas situaciones y aprender de igual manera como responder adecuadamente a los estímulos de este tipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *